la otra esquina

NO! no más sapos Sr. Presidente!

y el

Chocolate Espeso...

La virtud de la vileza

Transcurría el año 2010, plena efervescencia de la campaña presidencial, cuando al calor de una entrevista radial Juan Manuel Santos pronunció una sentencia que se asomó como un pésimo presagio que sus electores, incautos, no supimos leer pese a su gravedad: “me gusta la picardía”. Pocas semanas después, el candidato que con desvergonzado desparpajo resguardaba públicamente la virtud de la vileza se hizo a las llaves del palacio con la aquiescencia de millones de colombianos, me incluyo -jamás terminaré de arrepentirme-, y se dispuso a goberna ...

el

Cuadrilátero

Empleada doméstica CAUCA

vs

Empleada doméstica CUNDINAMARCA

  1.  ¿Usted que piensa del plebiscito?

  2.  ¿usted que piensa de las 297 páginas del acuerdo con las FARC?

  3. Usted ha podido enterarse por las noticias de todos los beneficios ecónomicos de las FARC despues de este acuerdo, ¿que piensa al respecto? 

  • Empleada doméstica CAUCA 77%

  • Empleada doméstica CUNDINAMARCA 22%

deyabu

Millenium

No, no viví los ochentas, pero me encantaría haberlo hecho. Por irónico que suene, mientras en los ochentas se soñaba con un 2016 futurista, digital, tecnológico e hiperconectado, ahora que lo somos, algunos millennials del 2016 soñamos con regresar a lo análogo y lo orgánico que caracterizó las épocas pasadas. Parece que estamos inmersos en una continua nostalgia generalizada, donde a pesar de seguir nuevas tendencias, música y modas, una pequeña parte de nosotros está atada a la cultura ochentera, cultura que cabe aclarar nunca vivimos, pero sentimos como nuestra. El auge de bandas como Depeche Mode, New Order, Duran Duran, Tears for Fears, The Cure, The Smiths, The Bangles, The Clash, the, the, the… La invasión del pop, rock, metal, techno, eurodance, etc… Los comics, la ciencia ficción, la moda, los peinados, los bailes… Tanta diversidad sería ...